Caldo de huesos, el secreto para una dieta antiinflamatoria

Actualizado: 20 de oct de 2019

Me habéis preguntado mucho sobre el caldo de huesos, tanto por sus beneficios como por su receta. Os dejo este post con todo explicado! A mi me encanta durante todos los meses del año.


BENEFICIOS:

1. Alivia el síndrome del intestino permeable: el colágeno actúa como un bálsamo calmante que cura y sella el revestimiento de los intestinos, evitando así otras dolencias de carácter autoinmune o neurológico.

2. Un gran aliado de nuestra piel: esta sustancia proteica ayuda también a prevenir y corregir las arrugas, así como a favorecer la elasticidad y firmeza de la piel. Un poder que se extiende a otras partes del cuerpo como el cabello, las uñas, los tendones o los ligamentos.

3. Bueno para la artritis y el dolor muscular: el caldo de huesos contiene sulfatos de glucosamina, condroitina y otros compuestos procedentes del cartílago, capaces de reducir el dolor que provoca la artritis.

4. Favorece la desintoxicación: hoy en día, el ser humano está expuesto a una gran cantidad de ingredientes artificiales, productos químicos o pesticidas que pueden dañar gravemente al organismo. Para complementar la desintoxicación natural del mismo, el caldo de huesos ayuda al sistema digestivo y al hígado a expulsar los desechos y eliminar toxinas.

5. Ese dicho popular que un buen caldo es lo mejor para combatir catarros, gripes y resfriados no es un cuento de abuelas, el caldo de huesos inhibe la migración de neutrófilos (situación que se da ante una infección y que provoca inflamación en el cuerpo) mejorando así los síntomas de gripes y catarros reforzando el sistema inmunológico.



INGREDIENTES

1 carcasa de pollo eco y/o de gallina con el cuello.

1 hueso de la rodilla de ternera.

Puedes poner otros huesos como por ejemplo un hueso de jamón, huesos de la columna, y / o un pie de cerdo, en total unos 750g-1000g de huesos. Cuantos más, mejor.

5 ajos con piel aplastados con un cuchillo.

1 hoja de laurel.

2 c / s de vinagre de manzana sin pasteurizar.

Agua filtrada.

Verduras opcionales: apio, hinojo, puerro, cebolla, nabo, etc.



PASO A PASO

Pon los huesos en la olla donde harás el caldo, añade el vinagre, los ajos y el laurel. Pon el agua filtrada y deja reposar 30 minutos.

Pasado este tiempo enciende el fuego al máximo, pon la olla y espera hasta que arranque a hervir. Una vez esté hirviendo, baja el fuego al mínimo y dejar al menos 3 horas.

Pasados 2 horas, puedes poner las verduras que hayas escogido, troceadas y dejar que siga hirviendo una hora más.

Cuando el caldo ya esté cocinado y todavía caliente, cuélalo con un colador de malla fina y déjalo enfriar a temperatura ambiente.

¡Ya está!. En la nevera aguanta una semana.

LAS ÚLTIMAS NOVEDADES

¡¡¡Escríbeme!!! claudia.aipdiet@gmail.com

© 2020 Clàudia Llopis